En la madrugada del pasado viernes 21 septiembre ocurrió un hecho extraño para los habitantes del barrio Potrero grande, desde muy temprano una caravana de vehículos irrumpió las calles de una manera poco usual, alrededor ´150 caballos de acero´ como se le denominan a las ´bicicletas´ hicieron su aparición, los cascos brillantes, las gafas de lentes oscuros y de bordes llamativos inundaron el sector, no se trataba de seres de otro planeta, ni mucho menos… eran nuestros héroes, los ciclistas colombianos que con su esfuerzo y sacrificio dan lo mejor de sí, para disputar épicas etapas despertando pasión y amor por este deporte.

En las calles se sentía el asombro de los habitantes, que decidieron salir y ponerse su mejor pinta, muchos niños emocionados salieron a la calles, algunos echaron mano de la bandera de Colombia, don Tulio saco su vieja bicicleta de los años 70 ´la panadera´ para demostrar su espíritu de ciclista. Las calles estaban divididas por vallas de protección donde desaparecían las barreras invisibles de momento, gracias al hermoso espectáculo llamado ´Clásico RCN Arawak 2018´ la carrera más importante del continente.

Héctor Palau una eminencia del periodismo deportivo y actual director del Clásico RCN Arawak 2018 se sintió feliz y conmovido de poder ver la acogida que le dieron los habitantes de Potrero Grande. “Una motivación a estos chicos es traerles a grandes estrellas del ciclismos como los que están hoy aquí, es un espectáculo, que creo que ellos a lo mejor lo han visto en la televisión, se los han contado, lo han visto en videos, pero tenerlos aquí en vivo puede marcar el derrotero la vida de muchos de estos niños, que bueno que nosotros dentro de unos años escucháramos a uno, si quiera a un niño de estos decir yo soy Ciclista porque una vez el clásico fue a mi localidad, ese día sería una gran ganancia si no solo fuera uno si no muchos. Y si esos muchos no son grandes campeones, pero si son personas que las llevamos a practicar el deporte de la bicicleta del ciclismo, eso ya sería una gran utilidad”. Afirmo Palau.

Por esta razón, debemos mencionar que entre los 11 circuitos disputados durante la jornada -muchos pequeños gritaron emocionados- ¡dale, dale! otros mientras en la comodidad de los hombros de sus padres aplaudieron felices el paso de los ciclistas, los jóvenes que suelen ser más apáticos pero cayeron obedientemente hipnotizados por las bellas miradas de las modelos que acompañan el certamen.

Es importante señalar que esta fiesta deportiva se logró llevar acabo con el apoyo de la administración municipal y las directivas del Clásico RCN Arawak 2018 como una iniciativa incluyente en el distrito de Aguablanca.

Finalmente, este espectáculo dejo una huella histórica en los habitantes de Potrero Grande y de la ciudad de Cali, su director Héctor Palau muy emocionado quiso dejarle un mensaje a todos los ciudadanos.

“Hay que hacer deporte, hay que practicar deporte no solamente por salud, el deporte se practica para compartir con los que están al lado de uno, haciéndolo también para dejar de pensar determinadas cosas que son dañinas, a través del deporte se pone la mente más positiva, se estimula para muchas cosas que tiene que ver con la integración, es aprender a respetar, el que lo practica, respeta las leyes del deporte, respeta sus hermanos a su mama, a sus vecinos a su entorno, es toda una preparación al ser humano”.

Autor: Arturo López Tunubala.

Comunicador Social

Facebook Comentarios