Eran las 2:00 p.m., en una tarde donde el sol brillaba con su fuerza extrema, sus rayos calurosos iluminaban los techos, las puertas y  las calles de El Poblado II, donde anteriormente han sido testigos de los más crueles y absurdos enfrentamientos  entre  jóvenes pandilleros que disputan una territorialidad inexistente, marcando límites y líneas imaginarias, con ello cegando la vida de muchos inocentes, dándole un aliento a la barbaridad y la intolerancia humana.

En ese sentido la comunidad decidió unirse y salir a marchar por la vida, por la paz y por la esperanza, con la convicción de borrar aquellas fronteras para ser testigos de la reconciliación entre todos sus habitantes.  De esta manera bajo el amparo de una tarde asoleada aparecieron, los líderes sociales de las comuna 13, los moradores de El Poblado II, el acompañamiento de la administración pública y sumándose, los jóvenes estudiantes del  Nuevo Latir  con sus sudaderas negras y blusa blancas, organizados por grupos con sus respectivos carteles hechos de papel ´kraf´ y de letras coloridas con mensajes claros, ¨todos merecemos tener paz, la paz no se vende, la paz empieza por mi, unidos por la paz¨. Así fueron uno de los mensajes que desfilaron por las principales vías del este reconocido barrio de Aguablanca, el cual inició desde la parte posterior del colegio Nuevo Latir.

El calor era tremendo y los marchantes debían cruzar la alfombra roja, la cual estaba pintada en los adoquines y a su alrededor un camino humano le daba la bienvenida a los caminantes, el sonido de las liras no se hacían esperar, acompañadas de los trombones, bombos  y platillos, empezaba a retumbar una melodía alegre y armoniosa – interpretando – ´Yo tengo fe que todo cambiará que triunfará por siempre el amor´ el ritmo musical de la banda de paz continuaba, de esta manera el fervor vivo del alma de los marchantes revivía, el compromiso y la fortaleza que debían seguir cruzando sus calles  para eliminar fronteras y demostrar que los buenos son más.

Uno de sus líderes sonríe, siente la exclamación de los vecinos y manifestantes ¡se vive se siente la paz está presente, se vive se siente la paz está presente! por esta razón Johnny Fernando Fernández,  líder comunitario de la comuna 13  y seleccionado entre los cinco misioneros de latinoamérica, sabe que esta iniciativa es en pro de romper las fronteras invisibles, pues ésta es una lucha constante.

¨Esta es una experiencia tan grande y maravillosa, como es empezar  a sacar jóvenes de las drogas, de la violencia  y ver que los pelados anteriormente  no podían transitar por estos sectores que hoy transita, y transita en paz porque se puede caminar , esto es lo que buscamos de que se puedan romper las fronteras  y todos podamos transitar¨, afirmó Johnny Fernando Fernández.

La marcha por la paz se viene construyendo en una iniciativa por la comunidad cansada de la desesperanza y el temor de vivir presos en sus territorios por el miedo y  la muerte por una razón incomprensible.  Glisay Estupiñan  es madre de tres hijos y lleva 28 años viviendo en el sector (El Poblado II) decidió ser parte de marcha por lo cual pidió un minuto de silencio por las victimas que han caído en esta guerra.

¨Todos los jóvenes seamos alguien en la vida, un proyecto mejor y no queremos guerra ni de fronteras y que todos estemos unidos por la paz.  No queremos más conflicto ni de guerra de jóvenes  que se están perdiendo, que sepan algo en la vida,  que algo nos quede en esta caminata, por luchar que ya paremos la guerra.¨ señalo Glisay Estupiñan líder.

Durante todo el trayecto una mujer vestida de mariposa repartía la bandera de la paz, hecha de un ingenioso papel blanco firmada con letras negras ´PAZ´  con su rostro sutilmente maquillado  encontramos una líder social de 40 años de edad, con 10 años de servicio por la comuna 13 quien es conocida como ´Papatos´

¨ Esta labor que ando es para romper fronteras con las comunas para estar más unidos y acabar esta delincuencia que hay¨  puntualizó Shiley Pantoja –  más conocido como ´Papato´.

Por otro lado, finalizando la marcha y con su rostro alegre pero algo casando, Hillary Abadía estudiante de noveno grado del colegio Nuevo Latir se sintió satisfecha por lo realizado de la jornada. ¨Esto es muy bueno para que todos tomen consciencia,  objetivo de la caminata es que logres convivencia con todos¨ menciono Hillay.

Igualmente la administración municipal viene acompañando este proceso desde Territorios TIOS – Cali Ciudad de Inclusión y Oportunidades, Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana, además con el apoyo de otros aliados como Emas, Emcali, Fundoautonoma, Colegio Nuevo Latir, así lo hizo conocer  Juan Camilo Cook subsecretario de Territorios de Inclusión y Oportunidades al terminar el recorrido. ¨muy emocionantes  ver como jóvenes que antes estaban enfrentándose y se  estaba matando hoy en día pueden estar juntos organizando una marcha  sacar a la comunidad y reafirmar su compromiso  con dejar atrás un pasado de violencia y empezar a construir  comunidad conjuntamente¨. Puntualizo Juan Camilo Cook.

Con el cierre de esta marcha por la paz, se demostró que si la comunidad se une por realizar acciones conjuntas, que busquen el despertar de sus moradores y establecer reglas claras para vencer el miedo y las fronteras invisibles de sus calles, estamos convencidos que los buenos somos más, que la participación integral entre líderes, habitantes y administración municipal, permiten un avance en los territorios, una verdadera comunión de la gobernanza para asumir el progreso en  la sociedad.

Autor: Arturo López Tunubala.

Comunicador Social

 

 

Facebook Comentarios